Centros psicología valencia: duelo normal y duelo patológico

Las mujeres hemos sido bendecidas con ciclos menstruales: los períodos regulares son un signo de buena salud, pero los períodos vienen de la mano de una variedad de efectos secundarios incómodos: erupciones cutáneas, antojos, desequilibrios hormonales, hinchazón y, por último, dismenorrea, también conocida como dolores o calambres menstruales.

El 90% de las mujeres más jóvenes experimentan dismenorrea en algún momento, con calambres que varían de leves a severos. Algunos calambres menstruales pueden ser tan devastadores que se hace imposible realizar las tareas diarias. De hecho, más de la mitad de las mujeres que participaron en una encuesta realizada por la BBC en 2016 dijeron que su período interfiere con su trabajo. Además de eso, solo el 27% de ellas se sintieron lo suficientemente cómodos como para contarle a su jefe sobre el problema, una cuestión que también se debe revisar.

Todos sabemos que todavía hay un tabú alrededor de los períodos: desde esconder tampones y apresurarse hasta el baño con una compresa en el bolsillo, hasta sufrir en silencio en la oficina soñando con las 5 en punto cuando llegue el momento de correr a casa para acostarse y acurrucarse con una comoda bolsa de agua caliente. Pero como la vida continua y debemos seguir realizando nuestras tareas aún a pesar de los dolores menstruales, existen algunos métodos naturales que se pueden emplear para reducir las molestias.

Comer de manera diferente

Intenta reducir el consumo de grasas y aumentar tu consumo de vegetales. Una dieta baja en grasas disminuye la inflamación general en el cuerpo lo que definitivamente aliviará una buena parte de las molestias durante el periodo. Además, esto promoverá una buena salud general. Puedes comenzar cambiando las grasas saturadas no saludables y eligiendo grasas no saturadas más saludables (como el aceite de oliva) u optar por productos lácteos bajos en grasa o sin grasa.

Obtener más magnesio también puede aliviar el dolor de los calambres. El magnesio ayuda a regular el funcionamiento nervioso y muscular, entre otras tareas. Se encuentra en alimentos como las almendras secas y las espinacas hervidas.  También es importante evitar los alimentos y bebidas que generalmente causan hinchazón y retención de agua. Algunos culpables incluyen alcohol, bebidas gaseosas, cafeína y alimentos salados. Opta por beber alternativas saludables como tés de menta o jengibre sin cafeína o agua caliente con un poco de jugo de limón. Cuando necesites una dosis de azúcar, merienda con fresas o frambuesas.

El té es siempre buena opción

Los tés se han utilizado para ayudar a combatir el dolor menstrual desde tiempos inmemorables, por lo que son una gran alternativa. El té con aceite de menta es una gran opción para preparar el cuerpo algunos días antes de recibir el periodo, y el té de manzanilla por otro lado aumenta los niveles urinarios de glicina, que ayuda a aliviar los espasmos musculares y actúa como un relajante nervioso.

Los beneficios de la acupuntura

La acupuntura es una terapia sumamente beneficiosa para aliviar todo tipo de desequilibrios y dolores en general: se usa para aliviar las náuseas y los vómitos causados ​​por la quimioterapia, por lo tanto, tiene sentido que pueda ser útil para ayudar a aliviar el dolor de calambre menstrual. La acupuntura ayuda a relajar el sistema nervioso, provocando un flujo sanguíneo más fuerte a los órganos internos y tiene un gran efecto antiinflamatorio.

Hacer actividad física

Hacer deporte o algun tipo de actividad física que te guste es una manera ideal de reducir los efectos del periodo en el cuerpo. Cuando realizas cualquiera de estas actividades, obtienes endorfinas, que ayudan a mejorar el estado de ánimo y disminuir la percepción del dolor. Claro, hacer ejercicio puede ser lo último que deseas hacer cuando tienes dolores menstruales, ero estas actividades pueden ayudar a reducir el dolor y aliviar la tensión muscular que contribuye a los calambres.

Aplicando calor en la zona

Acurrucarse con una almohadilla térmica puede ayudar a aliviar los calambres menstruales. Uno de los remedios medicinales más antiguos, ya que el calor ayuda a los músculos a relajarse y aumenta el flujo sanguíneo a los tejidos. ¿No tienes una almohadilla térmica? Compra una envoltura o paquete térmico, que puedes usar debajo de la ropa y contra el cuerpo. También puedes tomar un baño tibio o usar una toalla caliente o una botella de agua caliente.

Masaje con aceites esenciales

El uso de ciertos aceites esenciales aromáticos y masajes puede ayudar a aliviar el dolor de calambre menstrual. Un estudio en el Journal of Obstetrics and Gynecology Research descubrió que las mujeres que se masajeaban la parte inferior del abdomen con aceites esenciales como lavanda, salvia y mejorana desde un extremo de su período hasta el comienzo del siguiente informaron menos dolor y una duración de dolor más corta que aquellas quien recibió una crema sintetica.

Tomar aceite de pescado o vitamina B1

Agrega algunos suplementos de aceite de pescado, vitamina B1 o ambos a su régimen vitamínico para obtener alivio durante el periodo. Un estudio en Global Journal of Health Science encontró que los participantes que tomaron aceite de pescado, B1 o ambos tenían significativamente menos dolor que quienes no lo ingirieron.

Agregar hierbas a la dieta

Algunos remedios herbales contienen antiinflamatorios que pueden ayudar a reducir las contracciones musculares y la inflamación asociada con el dolor menstrual. Algunas hierbas que pueden resultar beneficiosas incluyen semillas de hinojo, eneldo, canela y jengibre.

Beber agua

Si bebes agua, puedes ayudar a evitar que tu cuerpo retenga agua y evitar la hinchazón dolorosa que suele producirse en el marco del periodo menstrual. Trata de consumir agua tibia o caliente, que es mejor para los calambres, ya que el líquido caliente aumenta el flujo sanguíneo y puede ayudar a relajar los músculos tensionados.

Aceptas el uso de cookies al navegar por esta web. Más información.

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar