multiplica por cuatro tu felicidad

Serotonina, dopamina, oxitocina y endorfinas, son los cuatro neurotransmisores responsables
del placer y la felicidad que tu cuerpo produce en estado natural. En este último punto radica
el quid de la cuestión: en estado natural. Seguramente te sucede, como a la mayoría de
mujeres, dentro de esta extraña civilización, que tu estilo de vida no facilita la expresión de tu
verdadera naturaleza, parece que no tenemos tiempo, hábitos ni espacio para abrazar de
corazón, para reír, bromear y conversar plácidamente, compartir sesiones de sexo largas,
desarrollar tu actividad física o deporte preferido, para sencillamente relajarte o momentos de
reflexión para establecerte metas e ir en pos de tus sueños.

Si tu cuerpo físico necesita de una nutrición balanceada (vitaminas, proteínas, hidratos de
carbono…) para mantener el estado natural de salud, también necesitas ciertas condiciones y
actividades para el equilibrio químico, dentro del cual es estimulada naturalmente la
producción de serotonina, dopamina, oxitocina y endorfinas, los llamados neurotransmisores
de la felicidad, lo que vendría a ser “nutrirte” adecuadamente, pero en este caso de ciertas
actividades, dentro de un determinado estilo de vida, para que tu estado natural de felicidad y
bienestar pueda manifestarse.

La salud es el estado natural que se expresa cuando tu cuerpo y tu mente están en equilibrio.
La felicidad es tu estado natural cuando llevas una vida equilibrada, para ello debes incluir en
tu vida actividades tan necesarias como las vitaminas y los minerales. Así pues este “cuarteto
de la felicidad” son las “vitaminas” para tu alma, sustancias imprescindibles para tu salud
física, psíquica, social y espiritual, siendo pues las actividades que producen su estimulación y
producción necesarias para la especie humana.

La falta de producción de estos neurotransmisores produce síntomas como la depresión, las
adicciones, la ansiedad, la agresividad, esquizofrenia, autismo, los trastornos en las relaciones,
el insomnio y/o los sentimientos negativos hacia tí mism@, y, en definitiva, están implicados
en todos (absolutamente todos) los desequilibrios psicológicos, cuyos síntomas emocionales
son una señal de alarma que te reclama volver a tu estado natural, llevando un estilo de vida
acorde a tu naturaleza.

Conoce más estos neurotransmisores y las actividades consustanciales a tu naturaleza que
promueven el equilibrio químico para tu felicidad.

Endorfinas:

Las endorfinas son péptidos opioides endógenos que funcionan como neurotransmisores, son
opiáceos naturales del organismo que nos hacen sentir bienestar, placer y tienen efecto
inhibidor del dolor físico y emocional, reducen los niveles de estrés, proporcionan sensación
de euforia y calma, moderan el apetito, influyen positivamente en el sistema inmune y se
relacionan con la sexualidad y la vinculación afectiva, así como con la memoria y la atención,
incluso combaten las células cancerosas. También potencian la creatividad y retrasan el
envejecimiento.

Actividades que potencian su producción:

*sal a la naturaleza,
*realiza una actividad deportiva que te guste,
*ríe (con películas, monólogos, sal con ese amig@ que te divierte),
*enamórate y/o comparte contacto físico (cariño, sexo, masajes),
*participa en actividades de riesgo controlado (escalada, tirarte en paracaídas, ferias o
parques acuáticos),
*realiza actividades en grupo (cantar, bailar, cocinar, trabajo en equipo),
*relájate y descansa (duerme más, yoga, meditación),
*ponte una meta que te motive y consíguela,
*haz algo nuevo (aprende algo novedoso, viaja),
*disfruta de actividades que te resulten gratificantes,
*también estimulan la producción de endorfinas ciertos alimentos: los que son ricos en
vitamina B como los vegetales verdes, las frutas y verduras crudas, cereales integrales, semillas
y frutos secos ricos en zinc como avena, almendras o nueces de Brasil, también alimentos y
especias picantes como guindillas, pimientos o jengibre, ginseng, y el chocolate puro sin
azúcar refinada.

Serotonina:

La serotonina es un neurotransmisor que se sintetiza a partir del aminoácido triptófano, el
90% de la serotonina dentro del organismo humano se encuentra en el tracto gastrointestinal,
por eso es tan importante cuidar la microbiótica. Los procesos neuropsicológicos modulados
por la serotonina son: las emociones, su ausencia crea estados depresivos y ansiedad,
regulación hormonal, ejerce influencia sobre el sueño, estimula la musculatura lisa, por estos
motivos también se relaciona con el dolor y los trastornos del sueño de mujeres con
fibromialgia. También regula la actividad sexual, se podría decir que la serotonina es, además
de la hormona del amor, la del placer sexual. Además interviene en la temperatura corporal y
la inhibición del dolor.

Actividades para producirla naturalmente:

*piensa en positivo (en vez de quejarte, dá las gracias por unas cuantas cosas de tu vida todos
los días, lleva un diario de momentos bellos -todos los días los tienes si te paras a verlos y
sentirlos-, favorece encuentros con personas positivas),
*disminuye tu nivel de estrés, favorece el descanso y la relajación
*ejercicio físico,
*baños solares,
*vive en lugares con mucha luz,
*disfruta del contacto físico (abrazos, caricias, dormir junt@s),
*practica técnicas de meditación
*mantén tu microbiótica sana, ya que el 90 % de la serotonina es producida en el intestino,
para ello puedes incluir en tu dieta alimentos probióticos (con microorganismos benéficos)
como el kéfir, el té de kombucha, miso no pasteurizado, chucrut o algas como espirulina,
kombu o chlorella y alimentos prebióticos (estimulan la actividad de los microorganismos)
como plátanos y bananas, ajo y cebolla crudos, infusión de diente de león, avena, achicoria,
alcachofas, espárragos o puerros.

*incluye en tu dieta más alimentos vegetales ricos en triptófano (plátanos, almendras y pipas
crudas), fuentes de omega-3 -aguacates, nueces, semillas de chía, lino y cáñamo-, vegetales y
hojas verdes crudas, remolacha, zumos caseros y smoothies verdes, avena y otros cereales
integrales, cúrcuma, agua natural -especialmente de fuentes y manantiales puros-) evita el
consumo de carbohidratos simples (consumen energía física sin aportar nutrientes), evita el
café y las bebidas estimulantes (la cortisona y la adrenalina son antagonistas de la serotonina).

Dopamina:

La dopamina es también un neurotransmisor del sistema nervioso. La ausencia de ella hace
que también bajen los niveles de endorfinas, a su vez está modulada por la serotonina. Regula
el aprendizaje, afecta a la creatividad, su carencia puede producir sobrepeso. Estimula la
actividad motora. Los niveles bajos se asocian con la anhedonia, es decir, la incapacidad para
experimentar placer, con la apatía y con problemas en la socialización. Su presencia mejora el
estado de ánimo y la calidad del sueño.

Qué hacer para producirla:

*siente el placer de ser tú misma, aumenta tu autoestima (terapia psicológica, libros, talleres),
*prémiate con lo que más te guste,
*establece planes de acción y metas para llegar a conseguir tus sueños, (recurre a psicolog@s,
coaches o tú mism@),
*relaciónate con personas que te infundan positividad,
*realiza actividades que te resulten especialmente placenteras,
*consume alimentos que favorecen su producción (plátanos, judías verdes, piña, pimiento
rojo, remolacha cruda, legumbres, aguacates, arándanos), así como los alimentos probióticos
y prebióticos citados anteriormente, ya que le 50 % de la dopamina se fabrica en el intestino.

Oxitocina:

La oxitocina es una hormona neurotransmisora que modula los comportamientos sociales y
sentimentales, se segrega en las relaciones sexuales, especialmente con el orgasmo. Genera la
conducta parental, es decir, se produce durante y tras el parto, también en la lactancia, para
facilitar el nacimiento y la vinculación con tu bebé. Produce sentimientos de bienestar y
optimiza los pensamientos. Las muestras de cariño aumentan sus niveles. Protege contra los
efectos de los altos niveles de estrés.

Cómo estimular su producción:

*relaciónate con niñ@s,
*duerme acompañad@,
*abraza y da muestras de tu cariño,
*dedica mucho más tiempo a la sexualidad,
*practica actividades solidarias,
*elogia a los demás y pide que también te expresen tus cualidades positivas,
*escucha a las personas que te rodean,
*practica yoga y meditación en grupo,
*comparte con amig@s actividades deportivas,
*sé generos@, comparte tu dinero, tus cosas,
* ciertos alimentos estimulan y aumentan su producción, éstos son principalmente hierbas
como el romero, el perejil, el tomillo, el hinojo, la hierbabuena o el eneldo, también el
chocolate negro.

Y, no sé si te has fijado, pero hay una actividad común esencial que estimula al mismo tiempo
toda la química de la felicidad, tanto la producción de serotonina, como de dopamina,
oxitocina y endorfinas…¿sabes que es? construir y mantener relaciones sanas y con una
natural expresión de afecto.

Aceptas el uso de cookies al navegar por esta web. Más información.

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar