Tratamiento depresión alicante: Yoga para el equilibrio psicológico

La simpleza y la sencillez pueden ser verdaderos bálsamos para quienes están buscando una vida más equilibrada y con mayor bienestar. Si bien no existe una sola definición de “vida simple” y cada uno puede experimentar su propia proyección según lo que le haga feliz, existen algunas cuestiones que podemos considerar para encontrar esa simpleza y minimalismo que nos permitirá conectar con nuestro interior.

¿Qué es la vida simple?

No existe una definición única de simplicidad: mi visión de una vida sencilla será diferente a la tuya o a la de cualquier otra persona, y ninguno de nosotros está equivocado. Cada uno puede tener su propia visión.

La idea clave de esta filosofía de la simpleza es hacer espacio en mi vida para lo esencial: las cosas que amo hacer y las personas con las que amo estar. Elimino lo que no es esencial tanto como sea posible y dejo una vida que no está abrumada por tareas, proyectos y recados, pero que tiene espacio… espacio para lo que quiero hacer y espacio entre esas cosas, para el ocio o para disfrutar con mis seres queridos.

Esto puede significar que a veces vivimos de manera frugal o puede significar que en algunas oportunidades derrochamos dinero, porque la vida es demasiado corta para no disfrutar de las cosas mientras se pueda y se tengan ganas. Encuentro maneras de divertirme sin gastar dinero, pero al mismo tiempo no temo gastar lo que sea necesario para darme un gusto a mí y a mi familia.

¿Cómo comenzar a vivir de manera simple?

Para muchos pensar en reducir y frenar la velocidad para disfrutar de la vida puede significar un verdadero desafío personal. Incluso para muchos, leer este artículo podrá resultar abrumador, es por eso que debemos comenzar considerando algunas cuestiones:

Tomárselo con calma

No hay necesidad de apresurarse de camino a una vida más sencilla. Respira profundamente y haz las cosas paso a paso. Y sobre todo, disfruta del proceso, que en definitiva es el último objetivo que perseguimos en la búsqueda de una vida más simple.

Haz una reforma importante

A veces puede ser revitalizante renovar toda tu vida, sobre todo cuando estás buscando cambiar la forma en la que experimentas tú día a día: limpia la pizarra y empieza desde cero. Esto puede significar muchas cosas diferentes dependiendo de cada persona y sus objetivos, desde reacomodar el hogar y deshacernos de lo que no necesitamos hasta hacer una reforma profunda en nuestro interior.

Cambios graduales y de a poco

Si adoptamos pequeños cambios a la vez, podremos hacer cambios importantes a largo plazo sin que los cambios parezcan demasiado grandes y de golpe. Siempre que busquemos transformar algo en nuestra vida, debemos hacerlo a consciencia y con mucha paciencia.

Evaluar la situación

Siempre es bueno dar un paso atrás y echar un vistazo a mi vida en general, reflexionando sobre cómo quiero que sea, sobre el tipo de progreso que he logrado, sobre lo que hay que hacer. Es bueno hacer esto al comienzo del camino hacia la simplicidad, y de vez en cuando a lo largo del mismo para verificar el progreso que hemos hecho.

Trucos para simplificar tu vida

Ahora que hemos visto cómo comenzar por este camino sin estrés y sin presiones, podemos pasar a revisar algunos trucos o hacks que te allanarán considerablemente el trayecto que estás a punto de iniciar hacia la simplicidad.

Empezar el día con paz

Cuando te levantes por primera vez en la mañana, haz algo que te calme y sea pacífico. Eso podría ser correr o caminar, tomar una taza de café tranquilamente con un libro, ver el amanecer, meditar o hacer yoga… lo que sea que funcione bien para ti. Puede ser de 10 minutos o una hora, pero encuentra algo de paz por la mañana y úsalo para sentirte en calma durante todo el día.

Zona vacía de distracciones

Esto es ideal para cuando necesitas hacer un trabajo que requiere de enfoque y concentración, que es casi todos los días para la mayoría de nosotros. Crea una zona sin distracciones: sin teléfonos, sin correo electrónico, sin compañeros de trabajo, hijos o cónyuges, sin nada en las paredes, sin mensajería instantánea o Twitter, sin navegación web. Solo las herramientas que necesitas para hacer tu trabajo y nada más.

También puedes crear un tiempo dentro de tu horario para esta zona libre de distracciones, por ejemplo de 8 a 10 pm, y enfocarte en lo que debes hacer en ese espacio durante ese periodo establecido de tiempo.  Sin distracciones dentro de ese bloque de tiempo.

Limitarnos a 3 tareas

Si tienes una enorme lista de tareas pendientes que a simple vista parece abrumadora, elije solo tres que quieras hacer durante el día: por supuesto escoge aquellas que sean prioritarias e importantes, y que tengan un impacto en tu rutina. Concéntrate en hacer esas tres, y si queda tiempo luego, podrás pasar a lo que sigue.

Cuidado con el espacio de guardado

Si eres de esas personas que guardan y almacenan absolutamente todo, definitivamente es momento de hacer un cambio si estás buscando una vida más simple. La clave para lograr esto es tratar de reducir el espacio de almacenamiento, ya que si no dispones de espacio no podrás guardar nada, sobre todo si tienes una cierta tendencia a almacenar.

Aceptas el uso de cookies al navegar por esta web. Más información.

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar