Nutriendo a nuestros hijos de inteligencia emocional

Vivimos en uno de los momentos más interesantes en la historia de la humanidad: prácticamente a diario hay avances tecnológicos con los que solo soñaban las personas de la última generación y que prometen cambiar nuestra forma de vida por completo. Para todos estos avances, sin embargo, van surgiendo algunos inconvenientes en la medida en la que impactan en nuestras costumbres natamente humanas. El anonimato de un mundo en línea hace que la salud emocional quede en segundo plano, ya que los niños se ven obligados a aprender todo más rápido, el acoso escolar es más fácil que nunca y estamos sumamente aislados, en muchos casos limitando el contacto a la virtualidad.

Criar niños emocionalmente sanos en un mundo híper conectado

La tecnología definitivamente está repleta de ventajas y cosas positivas, pero en lo que refiere a la salud emocional puede llegar a generar algun tipo de inconvenientes cuando se utiliza a muy temprana edad. Aquí hay algunos consejos prácticos para criar niños que son emocionalmente saludables en esta era digital:

La comunicación asertiva y genuina con los hijos

Desde el momento en que traemos hijos a este mundo, debemos comenzar a comunicarnos con ellos. De hecho, algunos expertos dicen que debe comenzar la comunicación mientras aún están en el útero. La Universidad de Vanderbilt sugiere leerle a su bebé y relajarse tanto como sea posible antes de dar a luz. Esto ayudará al pequeño a reconocer su voz, le permitirá conectarse con su mamá más rápido y podría ayudarlo a estar menos estresado a medida que crece. Independientemente del paso del niño por el útero, la comunicación es siempre algo trascendental en la salud emocional de un hijo por lo que estar siempre conectados con él y haciendo hincapié en que todo estará bien es una gran herramienta para prevenir la ansiedad.

Hablar de temas que surgen en internet

¿Sabías que los niños de tan solo dos años ya están aprendiendo a jugar en teléfonos y tabletas? Los niños de hoy están expuestos a una variedad de cosas antes que nosotros, incluidos temas como fumar, drogas, sexo, violencia y más. Es posible que no estés listo para comenzar a hablarles sobre cualquiera de estas cosas, pero es importante inculcar a tus hijos que son amados y que no se los juzgará por su curiosidad sobre cualquier tema. Por otro lado hablar de diferentes cuestiones sin tabú los preparará para poder tomar buenas decisiones a la hora de estar expuestos en la vida real a ese tipo de fenómenos.

Es importante que respondas a preguntas que inevitablemente surgirán de manera honesta y abierta. Cuanto antes abras las líneas de comunicación con tus hijos, más pronto sabrán que el hogar es un espacio seguro para aprender, preguntar y discutir. Y, disminuye la probabilidad de que se dirijan a Google u otro motor de búsqueda para obtener sus propias respuestas.

La importancia de inculcar autoestima

Según un estudio de la Universidad de Washington, “a los 5 años, los niños tienen una sensación de autoestima comparable en fuerza a la de los adultos”. Es por esto que inculcar una alta autoestima en nuestros hijos lo antes posible es fundamental. Fomentar una autoestima saludable y un Autoconcepto positivo entre los miembros de la familia puede marcar una diferencia real en la forma en que los miembros se ven a sí mismos y su capacidad para tener éxito en la vida.

Cuando empieces a notar las fortalezas de tu hijo, comienza diciéndole en qué sientes que se está destacando. Esto podría ser algo tan simple como decir: ‘Eres tan inteligente’ o ‘Me encanta como pintas con los dedos’ o incluso: ‘Hiciste un trabajo tan bueno guardando todos tus juguetes, estoy muy orgulloso de ti. ‘Si bien este tipo de cumplidos puede parecer un poco trivial para la mente adulta, dejar que nuestros hijos sepan que estamos orgullosos de ellos y que los amamos con la mayor frecuencia posible podría tener un profundo efecto en su autoestima a medida que crecen.

El cariño y afecto físico es fundamental

Los abrazos y el afecto físico pueden hacer que un niño se sienta mejor: En general, cualquier tipo de demostración física de cariño, especialmente los abrazos, puede beneficiar al cerebro, al corazón y a otros sistemas corporales por lo que es una gran manera de fortalecer la parte emocional de nuestros niños en casa. Un abrazo de 10 segundos al día puede provocar reacciones bioquímicas y fisiológicas en el cuerpo que pueden mejorar significativamente la salud.

Cuidado con los sentimientos

La triste realidad es que los niños a menudo no quieren decirnos cuándo algo está mal: cuando se enfrentan a un acosador en la escuela o en línea, muchos niños dirigen su dolor hacia adentro, en lugar de hablar.

Es importante que observemos los sentimientos de nuestros hijos y consultemos con ellos regularmente para asegurarnos de que todo está bien. Esto es especialmente crítico cuando comienzan a aparecer en línea con más frecuencia en sitios sociales como Facebook, Instagram y Snapchat.

Es importante sondear las respuestas con preguntas como ‘¿Cómo estuvo tu día?’ y ‘¿Pasó algo nuevo?’ Preguntas simples como estas pueden abrir la puerta haciendo que un niño sienta que está bien discutir cualquier cosa que pueda estar mal con su vida o con su rutina diaria.

Aceptas el uso de cookies al navegar por esta web. Más información.

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar