Psicólogos valencia

Ahora más que nunca, encontrar alegría en experiencias diarias puede mejorar tanto tu calidad de vida y tu salud mental como la de las personas que te rodean y a quienes quieres profundamente. Como muchos de nosotros estamos inmersos en información intensa y pesada de las noticias y las redes sociales, que nos bombardean con datos negativos sobre inestabilidad financiera, disturbios políticos o civiles o información acerca de la pandemia, se vuelve cada vez más difícil encontrar la paz, tanto internamente y externamente.

Además, para muchos adultos que trabajan desde casa mientras asumen nuevos roles y responsabilidades para las necesidades académicas de sus hijos, siempre está presente un nuevo estrés en el hogar. ¿Cómo podemos, tanto individualmente como colectivamente, “despertar la alegría” para levantar nuestro espíritu y el de los demás en momentos difíciles donde resulta difícil ver el lado positivo? Te lo contamos en el artículo de hoy.

Consejos para encontrar alegría en tu vida

Nos encontramos en un mundo hiperconectado que, además de estar atravesando diferentes crisis a lo largo y a lo ancho del globo, nos mantiene constantemente informados sobre todo lo que pasa a través de los distintos medios de comunicación que consumimos y a través de internet. Lo cierto es que todo esto puede resultar estresante para nosotros y para nuestra familia, pero incluso en tiempos difíciles, es posible encontrar alegría en la vida diaria y mejorar la perspectiva. Veamos algunos pasos sencillos para conseguirlo:

La música siempre alegra el panorama

¿Existe persona en el mundo que no disfrute de oír un poco de música? Y mejor aún si elegimos nuestras canciones favoritas, estas pueden ayudarnos a recordar recuerdos positivos, brindándonos un escape de las dificultades cotidianas que solemos enfrentar y funcionando como un bálsamo automático para cualquier problema. Las investigaciones han demostrado que escuchar tus canciones favoritas puede reducir la ansiedad, bajar la presión arterial, mejorar la calidad del sueño y también mejorar el estado de ánimo.

Desarrollar una práctica cotidiana de gratitud

Ser agradecido tiene una gran cantidad de beneficios que podemos aprovechar sobre todo en momentos difíciles, y no resulta para nada complejo de llevar a cabo: solo piensa en una o tres declaraciones sencillas al día como “Estoy agradecido de tener un techo sobre mi cabeza”, “Estoy agradecido por el sol que sale cada mañana” o “Estoy agradecido por las deliciosas frutas que comí hoy”. Al final de cada día, puede ser sumamente positivo bajar todo eso a un diario de gratitud o decir en voz alta las cosas por las que te has sentido agradecido durante el día por muy simples que sean. Al hacer esto, incluso durante los momentos más difíciles o angustiosos, la práctica de gratitud ayudará a poner las circunstancias en perspectiva, creará alegría indirectamente y te mantendrá conectado con lo que pasa a tu alrededor.

La importancia de la visualización

Cierra los ojos y concéntrate en tu lugar, persona, mantra, oración o incluso tus vacaciones favoritas. Respira en el momento e imagínate en ese espacio, considerando los colores, sabores, texturas y conversaciones que has tenido y estas imaginando. Intenta dedicar cinco minutos a sumergirse en el momento, ralentizar la respiración y relajar el cuerpo. Meditar regularmente de esta manera puede ayudarte a recordar que los aspectos de una mala racha como la tristeza y la desesperación, son temporales. Una vez más tendrás experiencias más positivas, y estas meditaciones cortas pueden incluso ayudarte a crear otras nuevas.

Encontrar el momento de “asombro” todos los días

Cada día de nuestra vida tiene algún momento que nos deja asombrados aunque sea por algunos segundos y que nos permite volver a recordar por qué es tan mágico estar vivos: los investigadores están descubriendo que si nos tomamos el tiempo para notar momentos pequeños y placenteros todos los días, podemos obtener los mismos beneficios que si estuviéramos frente a una experiencia increíble como una visita a la Torre Eiffel.

Se pueden encontrar momentos de asombro al ver salir el sol, por ejemplo, o al ver marchar a las hormigas. También podemos experimentar el “asombro” leyendo poesía o caminando por un camino nuevo y viendo rocas o flores interesantes. Tómate el tiempo para notar las cosas a tu alrededor que quizás hayas dado por sentado. Al saborearlos podrás obtener más significado sobre tu vida, sentirte más conectado con el mundo en general y experimentar más alegría en el día a día.

La alegría de ayudar a los demás

Dado que ayudar a los demás es una de las mejores formas de sentirse más feliz y saludable, cuando ellos sientan alegría, tú también la sentirás, es por eso que tenemos algunas ideas que te permitirán ser más solidario y recolectar los frutos de haber dado una mano a otro.

Recolectar dinero o elementos para donarlos a una organización benéfica de su elección. Puedes ponerte un límite de tiempo (tres meses, por ejemplo) para reunir lo que creas conveniente y al finalizar enviar una carta o un correo electrónico a la organización elegida explicando lo que has hecho, por qué lo has hecho y solicitando datos para enviar lo reunido.

Haz un mandado para un amigo. Ayudar a otros incluso con algo pequeño puede reducir mucho el estrés en este momento. Tu amigo estará muy agradecido por tu ayuda y gracias a esa gratitud, experimentarás una sensación de alegría muy profunda.

 

Aceptas el uso de cookies al navegar por esta web. Más información.

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar