Hacer frente al cambio es difícil, no importa la edad que tengas. El desafío particular para los adultos mayores es la gran cantidad de cambios y transiciones que comienzan a ocurrir, incluidos los hijos que se mudan, la pérdida de padres, amigos y otros seres queridos, los cambios o el final de una carrera, la disminución de la salud e incluso pérdida de independencia. Es natural sentir esas pérdidas, pero si esa sensación de pérdida se equilibra con ingredientes positivos, tienes una fórmula para mantenerte saludable a medida que envejeces y disfrutar en profundidad de las nuevas etapas de la vida.

El envejecimiento saludable significa reinventarse continuamente a medida que pasamos por edades históricas como 60, 70, 80 y más. Significa encontrar cosas nuevas para disfrutar, aprender a adaptarse al cambio, mantenerse activo física y socialmente y sentirse conectado con la comunidad y los seres queridos. Desafortunadamente, para muchos de nosotros, el envejecimiento también trae aparejado consigo ansiedad y miedo aunque muchos de estos temores a menudo provienen de conceptos erróneos populares sobre el envejecimiento que en la actualidad están alejados de lo que realmente sucede. La verdad es que eres más fuerte y más resistente de lo que crees. 

Terapeuta Valencia: aprender a hacer frente al cambio

A medida que envejeces, es normal experimentar períodos de alegría y estrés: es importante desarrollar una buena capacidad de recuperación y encontrar formas saludables de enfrentar los desafíos que se van dando a diario. Esta habilidad te ayudará a aprovechar al máximo los buenos momentos y mantener la perspectiva cuando los tiempos se vuelven difíciles.

Enfocate en las cosas por las que estás agradecido. Cuanto más vives, más pierdes pero lo cierto es que afrontar la perdida muchas veces hace que nos volvamos mucho más agradecidos con lo que tenemos. Cuando dejas de dar las cosas por sentado, aprecias y disfrutas lo que tienes aún más.

Reconocer y expresar tus sentimientos. Es posible que tengas dificultades para mostrar emociones, tal vez sintiendo que tal exhibición es inapropiada y débil. Pero enterrar tus sentimientos puede provocar ira, resentimiento y depresión. No niegues lo que estás pasando, lo mejor es que ncuentres formas saludables de procesar esos sentimientos, tal vez hablando con un amigo cercano o escribiendo en un diario.

Aceptar las cosas que no puedes cambiar. Muchas cosas en la vida están fuera de nuestro control: en lugar de estresarnos por ellos, lo mejor es enfocarnos y concentrarnos en las cosas que sí se pueden controlar, como la forma en que eliges reaccionar ante los problemas. Enfrenta tus limitaciones con dignidad y una buena dosis de humor.

Buscar el lado positivo. Como dice el dicho: “Lo que no nos mata nos hace más fuertes”. Cuando enfrentes desafíos importantes, trata de verlos como oportunidades para el crecimiento personal. Si tus propias malas decisiones contribuyeron a una situación estresante, reflexiona sobre ellas y aprende de tus errores.

Tomar medidas diarias para lidiar con los desafíos de la vida. Cuando un desafío parece demasiado grande para manejarlo, barrerlo debajo de la alfombra a menudo parece la opción más fácil pero ignorar el problema no hace que desaparezca; esta conducta permite que se desarrolle tanto el problema como la ansiedad que el mismo nos provoca. Lo ideal es tratar de enfrentar los desafíos diarios al menos a través de pequeños pasos: incluso un pequeño paso puede ser de gran ayuda para aumentar tu confianza y recordarte que tienes mucha capacidad para resolver todo tipo de situaciones.

Terapeuta valencia: encuentra significado y alegría

Un ingrediente clave en la receta para un envejecimiento saludable es la capacidad continua de encontrar significado y alegría en la vida. A medida que envejeces, tu vida cambiará y gradualmente perderá cosas que anteriormente ocupaban tu tiempo y que además le dieron un propósito a su vida. Por ejemplo, tu trabajo puede cambiar, tus hijos pueden irse de casa u otros amigos y familiares pueden mudarse lejos. Pero este no es el momento de dejar de avanzar: todo esto puede ser un momento perfecto para que aparezcan nuevas y emocionantes aventuras si lo dejas.

Todos tienen diferentes formas de experimentar el significado y la alegría, y las actividades que cada uno disfruta pueden cambiar con el tiempo. Si tu carrera se ralentiza o te jubilas, o si tus hijos se van de casa, es posible que tengas más tiempo para disfrutar de actividades fuera del trabajo y la familia inmediata. Si no estás seguro de dónde comenzar, prueba algunas de las siguientes sugerencias:

Elige un pasatiempo olvidado por mucho tiempo o pruebe uno nuevo. Tomar una clase o unirse a un club o equipo deportivo es una excelente manera de perseguir un pasatiempo y expandir la red social al mismo tiempo.

Aprende algo nuevo , como un instrumento, un idioma extranjero, un nuevo juego o un nuevo deporte. Aprender nuevas actividades no solo agrega significado y alegría a la vida, sino que también puede ayudar a mantener la salud del cerebro y prevenir el deterioro mental.

Participar en la comunidad. Intenta asistir a un evento local o ofrecerte como voluntario para una causa que sea importante para ti. El significado y el propósito que encuentres al ayudar a otros enriquecerá y expandirá tu vida. 

Aceptas el uso de cookies al navegar por esta web. Más información.

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar