Los seres humanos no somos naturalmente criaturas solitarias: vivimos en familias y comunidades, y muchas veces cuando esto se ve modificado por algún factor externo podemos comenzar a sentir algún tipo de efecto negativo de los que solemos tratar en terapia valencia. Nuestros encuentros individuales con otros dan forma a lo que somos y son nuestras relaciones las que tienen el efecto más fuerte en nuestra felicidad y satisfacción con la vida.  Cuando fomentamos nuestras conexiones y amistades, también nos cuidamos de la manera más profunda y primitiva a nosotros mismos. 

Terapia valencia: claves para hacer comunidad

Y sin embargo, aún sabiendo que nos necesitamos entre todos profundamente, estamos sufriendo como sociedad una crisis de soledad. Un gran número de personas manifiesta que cada vez se siente más aislada, en algunos casos producto de las medidas de distanciamiento social provocadas por el impacto del coronavirus, pero lo cierto es que en otros casos mucho tiene que ver la forma de vida moderna que llevamos en la actualidad. Tenemos menos personas con quienes podemos discutir las cosas importantes en nuestras vidas, y la mayoría de nosotros prácticamente no conocemos a nuestros vecinos. 

La magnitud del problema puede ser desalentador y hacernos sentir impotentes: sin embargo, no tenemos que resolverlo todo de una vez. Hay cosas simples que cada uno de nosotros puede hacer hoy, conectarse una vez más con las personas que nos rodean y comenzar a construir vínculos estrechos y nutritivos; cosas que podemos hacer para comenzar a reconstruir un sentido de esperanza y confianza el uno en el otro y comenzar a sanar a nuestra comunidad. Tus amigos, vecinos y seres queridos te necesitan. Aquí hay algunas cosas que puedes hacer:

La importancia de reunirse. Una vez a la semana puede ser una gran idea invitar a amigos y vecinos a almorzar o cenar. Una de las mejores maneras de vincularse es compartiendo una comida, por lo que definitivamente será una gran herramienta para poder acercarte de forma profunda a quienes te rodean.

La unión en comunidad. Hay innumerables comunidades a tu alrededor que pueden ofrecerte algo que quieres o que necesites, solo basta con que mires a tu costado. Hay actividades y eventos sociales en la iglesia local, clubes de lectura, gimnasios y una opción para cada gusto. Puedes elegir uno o bien comenzar el tuyo alrededor de algo significativo para ti. Cuando vayas, no te conectarás con todos pero al reunirte con otros con intereses o pasiones similares, será más probable que encuentres una conexión común y significativa con alguien. Diviértete y deja que las cosas crezcan a partir de ahí.

Expandir tu círculo. A menudo, las cosas que mantienen unidas a las comunidades excluyen a otras. Sin embargo, nuestras vidas son más ricas, más nutridas y completas cuando encontramos puntos en común con aquellos con diferentes puntos de vista y experiencias. Tómate cinco o diez minutos y haz una lista de las personas que existen en tus distintos círculos. ¿Cuántos pertenecen a una clase social, edad o grupo racial diferente al tuyo? ¿Cuántos ofrecen diferentes opiniones políticas u otras perspectivas sobre el mundo? ¿A quién más puedes invitar a tu círculo? Todos estamos luchando con las mismas preguntas en la vida en el fondo de la cuestión, por lo que podrás sacar algo provechoso de la mayoría de las personas que conoces.

Hay cosas que podemos hacer para ayudarnos unos a otros a superar la soledad y a sentirnos un poquito mejor día a día. No es fácil ni rápido, pero podemos construir vidas ricas y nutritivas llenas de amor, alegría, respeto mutuo y conexión honesta. El sentido de comunidad y las relaciones ricas y fuertes son clave para una vida llena de significado.

Aceptas el uso de cookies al navegar por esta web. Más información.

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar